Visitamos los Jardines de Luxemburgo una mañana de un día feriado y pasamos varias horas allí, recorriendo y conociéndolo. Estaba repleto de gente, algunos, elegían la gran fuente central donde se divertían con pequeños barcos radiocontrol, e incluso submarinos que nadaban entre los patitos. Otros, se unían a grupos de yoga.

Este gran parque publico fue creado cuando la reina de Francia, María de Médici, gracias a la inmensa riqueza de su familia, dueña de un banco con sucursales en toda Europa, decidió ampliar el pequeño jardín del palacio comprando poco a poco los terrenos adyacentes entre 1614 y 1631.

Nosotros fuimos en pleno invierno, así que no pudimos disfrutar de los jardines en su máximo esplendor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.