Visitamos los Jardines de Luxemburgo una mañana de un día feriado y pasamos varias horas allí, recorriendo y conociéndolo. Estaba repleto de gente, algunos, elegían la gran fuente central donde se divertían con pequeños barcos radiocontrol, e incluso submarinos que nadaban entre los patitos. Otros, se unían a grupos de yoga.

Este gran parque publico fue creado cuando la reina de Francia, María de Médici, gracias a la inmensa riqueza de su familia, dueña de un banco con sucursales en toda Europa, decidió ampliar el pequeño jardín del palacio comprando poco a poco los terrenos adyacentes entre 1614 y 1631.

Nosotros fuimos en pleno invierno, así que no pudimos disfrutar de los jardines en su máximo esplendor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *